¿Cuántas horas estudias?

Reloj_mundial_de_Carlos_AlbánEs una pregunta bastante frecuente que se hacen algunos opositores. Especialmente aquellos que acaban de empezar y están tratando de definir cuál es el ritmo de estudio adecuado.

Reconozco que mi respuesta es horrible. Yo siempre digo que depende y eso no suele saciar la cuiriosidad quien me pregunta. Por eso voy a intentar dar la respuesta larga, la cual se basa en dos ideas: no compararse con los demás y tener paciencia.

En ocasiones, tomamos de referencia a otros opositores para saber si nosotros lo estamos haciendo mejor o peor que ellos. En primer lugar, he de decir que no hay una “mejor” forma de opositar. Conseguir dominar un temario es un proceso muy largo y que depende de muchos factores, tanto objetivos como subjetivos, por lo que no podemos resumirlos en un número de horas al día ni un número de temas a la semana. Por otro lado, tenemos que admitir que cada persona tiene un ritmo de estudio diferente. Hay opositores que tienen una mayor capacidad de retención y eso no nos convierte en menos inteligentes ni, mucho menos, en un fracaso de opositor. Un opositor no es mejor por ir más adelantado en el temario, por tener más memoria o por aprobar el examen que nosotros hemos suspendido. La oposición no nos define, somos mucho más y no debe acomplejarnos reconocer que a otro opositor le vaya mejor que a nosotros.

Cada opositor es diferente en su forma de estudiar y en sus circunstancias personales. No idealicéis a ningún compañero e intentéis imitarlo. La clave del éxito se encuentra en explotar nuestras capacidades en la forma en que nos hace únicos.

Respecto a este tema, solo me queda advertir (sobre todo a los menos experimentados) que seáis muy prudentes a la hora de creer lo que os cuenten y os cuestionéis todo. Si bien, la mayoría de los opositores que conozcáis serán compañeros maravillosos, debéis estar preparados para los que no lo son tanto. Os podéis encontrar de todo: opositores que para sentirse bien te restriegan que lo están haciendo mejor que tú, personas que te tienen envidia y van a tratar de quitarle mérito a lo que hagas, personas sin mala fe pero un poco bocazas y gente con pocos escrúpulos que hace lo que sea por quitarse competencia de encima. La buena noticia es que con el tiempo acabas aprendiendo a gestionar estas influencias y te das cuenta de que algunas personas tienen un concepto del mundo que dista bastante de la realidad. Aunque este sea un tema más propio de lo que los opositores odiamos, mi consejo es hacer un generoso ejercicio de paciencia.

Precisamente la paciencia es el otro pilar de este texto.

El horario de estudio de partida de un opositor depende, entre otros, de:

  1. Si tiene otras responsabilidades, fundamentalmente trabajo y familia.
  2. Si tiene experiencia como estudiante: la situación de un recién graduado es distinta de una persona que lleva muchos años sin estudiar.
  3. El hábito de estudio: incluso habiendo salido directamente de la Universidad, no todos los estudiantes tenemos la misma capacidad de sacrificio. Algunos desarrollaron su capacidad de esfuerzo y responsabilidad en la carrera y otros tuvimos que ponernos las pilas en la oposición.
  4. La oposición: en algunas, ya de entrada, te exigen dedicación exclusiva; en otras hay pruebas físicas, lo cual es una responsabilidad a más; cuando nos preparamos una oposición que no tiene nada que ver con nuestra formación nos puede resultar más complicado adaptarnos a ella; si nos presentamos a un concurso-oposición resulta interesante invertir el tiempo en conseguir méritos que puntúen en la fase de concurso; hay pruebas que se nos pueden dar mejor que otras y un largo etc…
  5. El carácter de cada persona: repito que no debemos compararnos. Cada opositor se enfrenta a los retos de una forma distinta.
  6. Preferencias: uno debe valorar qué es lo que tiene más importancia y a lo que no quiere renunciar.
  7. Ninguna de las anteriores. Como cada opositor es diferente, habrá a quienes no les afecten las reglas anteriores y habrá quienes consigan vencerlas a base de fuerza de voluntad y paciencia.

Yo siempre digo que un opositor no nace, sino que se hace. Esto dignifica bastante nuestro camino porque quiere decir que no estamos limitados por nuestras circunstancias ni por nuestra personalidad para opositar. Si uno quiere conseguir una plaza, puede hacerlo con su esfuerzo y sacrificio.

La oposición es un proceso en el que uno aprende y madura. Como experiencia vital es muy enriquecedora. Yo creo que si se resiste el tiempo suficiente, se acaban desarrollando las herramientas para enfrentarnos a la oposición y, por otro lado, tendremos a la experiencia como aliada.

Cuando uno empieza a opositar le resulta abrumador este nuevo estilo de vida. Todo es nuevo y confuso. Por eso muchos opositores se hacen preguntas como “¿cuál es el número de horas que debo estudiar?”. Sinceramente, creo que son respuestas que obtiene uno mismo con el tiempo. Debemos probar diferentes técnicas, horarios, equivocarnos, buscar siempre algo que nos vaya “un poco mejor” y de esa forma nos acabaremos convirtiendo en opositores.

Cuando yo empecé (y durante muchos meses) también tuve esas dudas. Me sentía confundida y frustrada porque sentía que mi nivel de estudio no se correspondía con lo que un opositor debía hacer. A día de hoy, con algo más de 3 años de oposición a mis espaldas, todavía no me atrevo a llamarme veterana, pero sí opositora con todas sus letras. He aprendido muchísimo en diferentes aspectos, he cambiado, he madurado y lo cierto es que soy más feliz porque creo que estoy en el camino correcto.

Hace tres años me dijeron que en mi oposición había que estudiar un mínimo de 8 horas de lunes a sábado. Yo estudiaba un máximo de 8 horas de lunes a viernes. Me sentía decepcionada por no dar la talla, pero a la vez terminaba muy cansada de estudiar. Me llevó mucho tiempo reconocerme que no lo estaba haciendo mal, sino lo mejor que yo podía. Fue ese espíritu de esfuerzo el que me hacía querer mejorar, pero fue la paciencia y la esperanza las que me hicieron no rendirme por no ver los resultados de mi trabajo durante mucho tiempo.

Mi primer año y medio de oposición fue el peor y hasta que no se terminó, no me di cuenta de que lo había sido. Poco a poco me fui familiarizando con el temario, hice sacrificios que me dolían muchísimo (y que ahora me parecen insignificantes) y conseguí tener un ritmo de estudio adecuado. Desde hace un año, mi horario de estudio ya va de lunes a sábado y no baja de 11 horas al día. Cuando se acercan los exámenes hay que apretar un poquito más e ir rebajando los descansos, pero siempre de manera gradual.

Si hace tres años intentase estudiar tantas horas como ahora, probablemente fracasaría. Yo no tenía hábito de estudio cuando empecé, pero lo fui cultivando muy poquito a poco y con mucha resignación. Cada año estudio más y sé que tengo que estar más cerca de la meta, por eso vale la pena.

Aunque no soy la más adecuada para dar lecciones sobre técnicas de estudio, sí os diré que el truco para rendir mejor es una buena planificación.

Espero que os haya servido de algo mi experiencia y os anime a no perder la esperanza. Si ya habéis pasado por esa fase, me encantaría conocer cual es vuestra opinión y si vosotros tenéis otra perspectiva. Recordad, que lo que me funcione a mí no tiene porqué funcionarle a los demás.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Anuncios

14 comentarios en “¿Cuántas horas estudias?

  1. Anónimo dijo:

    11 horas al dia?? Entiendo que no tienes responsabilidad alguna y que vives con los papas. Asi claro, pero con ese ritmo de estudio, no entiendo que aun estes opositando, como no sea a juez o notario…

    Me gusta

    • Ana dijo:

      Yo no vivo con los “papás” y estudio entre 8 y 10 horas, pero efectivamente si uno trabaja ese tiempo se ve disminuido considerablemente. Ella habla de SU caso y hay oposiciones muy complicadas que no son ni juez ni notario que como media no se sacan ni en 2, ni 3, ni 4 años. Al igual que alguien que trabaja quizá unas C tarde años en conseguir plaza. Tu comentario está cargado de 1 desconocimiento ( hay que documentarse un poquito y leer la entrada del blog prestando atención a todos los datos que aporta)o 2 envidia y simplificación extrema, como bien dice la entrada, cada uno tiene capacidades distintas y ojalá hubiera una relación directa única y exclusivamente en horas de estudio= X tiempo tardas en conseguir la plaza, pero no es así, depende de la situación de cada uno. De todos modos te animo a que te pongas sus zapatos y luego nos cuentas. Pero gracias, eres un ejemplo de la poca empatía que existe en este mundo de la oposición.

      Le gusta a 1 persona

    • Marian dijo:

      Cada uno estudia lo que puede, si tienes la suerte de vivir con alguien que te pueda mantener mientras opositas, pues genial. Si tienes que trabajar estudiarás menos horas, pero lo cierto es que si te interesa el fin, te las arreglas para poner los medios

      Le gusta a 1 persona

  2. Opositora dijo:

    Coincido mucho con tu opinión. Es complicado, las expectativas que nos creamos y que también creamos a los demás. Cuando la gente te pregunta “cuántas horas estudias??”, como si fueras un mono de feria. Claro que lo hacen con buena intención, porque les llama la atención. Y a veces se siente frustración por lo que dices, sobre todo al principio. Como nos han marcado a fuego que hay que estudiar 8 horas/6 días a la semana, si no sucede eso sentimos que nos estamos engañando a nosotros y a los demás. Y ésa es la peor sensación. Principalmente cuando seguramente pases en la silla más de ese tiempo, pero hay muchos momentos en que no rindes. Creo, sin ser ejemplo de nada, que también llega un momento en que aprendes a asumir que hay días y días. Y que hay que insistie todos los días, aún sabiendo que lo que hagas un dia malo en 8 horas, cundirá lo mismo que lo que hagas otro bueno en 2. Lo más duro de la oposición para mí, sin duda, es el componente psicológico. Durante este camino yo he aprendido a darme cuenta de cómo la mente intenta engañarnos para posponer tareas, y de lo duro que es sobreponerse a eso y no dejarse engañar para seguir adelante. No sé si me estoy explicando bien.
    Por otra parte, enlazando con el principio, también me parece muy difícil la oposición con respecto al mundo exterior. No hablo en el sentido del aislamiento evidente. Me refiero más bien a hacerse impermeable a las críticas. Especialmente al principio, cuando no estamos a gusto con lo que estamos haciendo (ejemplo: lo que dices de no ser capaz de estudiar los sábados el tiempo necesario), parece que hay que disimular de cara al público ajeno a la oposición. Entre opositores, es diferente, a mí me da igual decirle a un compañero que un día he rendido la cuarta parte de lo debido, pero no me sale sincerarme con gente ajena a esto. Eso acaba creando una imagen de opositor-robot, que estudia muchísimo porque es lo que debe hacer y le gusta y que si no lo hace, está fracasando. No creo que ningún no-opositor (salvo familia y gente muy cercana) entienda la aventura psicológica que implica esto. Y esa disociación entre realidad y expectativas, nos hace bastante vulnerables. Gran parte del riesgo de esto está en las redes sociales. La típica cuenta de alguien que sube fotos de sus apuntes y alguien dice “Madre mía, sólo saca fotos a los apuntes y no estudia”. O al revés, cuando una cuenta no tiene nada relativo a la oposición y sólo sube fotos de cuando el tiempo le permite hacer cualquier otra cosa y alguien dice “Pues no parece que esté opositando, mira cuánta vida tiene”. En fin, me he desviado bastante, pero no he podido evitarlo. Como consejo, aunque no soy nadie para darlos, diré: oídos sordos y a lo vuestro, que poco a poco lo conseguiremos.

    Le gusta a 1 persona

  3. psicoemocional dijo:

    Penoso el primer comentario, como ya se ha dicho. A mi me parece que es una cuestión muy personal como dices, y que se va aprendiendo poco a poco. Al principio me pasaba la vida en la silla y tenía la sensación de estar todo el día estudiando. Empecé a cronometrar el tiempo de estudio, parando el cronómetro cada vez que no estaba estudiando propiamente dicho, y me salió una media de 6horas que me hizo replantearme todo. Pensé, cómo puede ser que tenga la sensación de estar todo el día aquí y saque 6 horillas raspadas. Eso me sirvió para reorganizar mi tiempo de estudio y que me cundiese mucho más. A día de hoy sigo haciéndolo, generalmente estudio por objetivos, pero si un día estoy animada y el cronómetro me da una buena cifra al terminar, me siento mucho mejor conmigo misma, y si la cifra es más baja pero he cumplido los objetivos también me siento poderosa. Lo recomiendo. Muchísimo ánimo y gracias por hacernos saber que no estamos solos.

    Le gusta a 2 personas

  4. Sonia dijo:

    A mí me pasa también que parece que le echo muchas horas y tiempo real es menos. Al principio le dedicaba todo el día, pero ahora por las mañanas trabajo y la tarde se me pasa volando. A nada que tengo algo que hacer ya pierdo la mitad. Dices que lo más importante es la planificación. Podrías hacer un post sobre eso!? Estaría genial! Gracias y mucho ánimo! 🙂

    Le gusta a 1 persona

  5. Gallega en la Luna dijo:

    Completamente de acuerdo contigo. Yo es el primer año que oposito, y conforme pasan los meses voy subiendo horas de estudio…pero a veces me es imposible cumplirlos…y me siento muy frustrada por no cumplir los objetivos de esa jornada, y al siguiente día ya empiezo con mal sabor de boca por no haberlos cumplido. Nunca he tenido un hábito de estudio regular, por lo que cumplir cada día a veces me cuesta muchísimo (sobre todo cuando estoy desmotivada), y me encuentro que hay días que estoy 4 horas estudiando, y días que se me juntan el estudio y entrega de proyecto (voy a academia) y estoy 11-13 horas prácticamente del tirón…y luego tengo días estupendos de 6-8 horas ultraproductivos….una locura….en fin lo importante es persistir….
    Gracias por compartir tu experiencia, me ha resultado muy reconfortante leerte! ^^

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s