Lo que los opositores odiamos (XLVII)

image¡Buenas tardes de lunes!

Espero que tengáis una buena semana por delante. Cada vez me cuesta más encontrar un ratito para escribir por aquí, lo cual creo que es bueno porque me estoy centrando todavía más en estudiar.

En esta entrada quería agradeceros todas las aportaciones que hacéis a esta sección, ya que son muchos los comentarios, mensajes en instagram y correos electrónicos los que me mandáis.

También quería haceros una recomendación. Nuestra compi Ángela tiene un blog llamado Nuts & cocoa en el que habla de muchos temas, entre ellos la oposición. Su última entrada trata de la presión social que sufren los opositores y os la recomiendo muchísimo porque yo me he sentido muy identificada con la mayor parte de su contenido, aunque intuyo que será sólo cuestión de tiempo que a mí también me digan que se me va a pasar el arroz. Podéis ver la entrada haciendo clic aquí.

Como novedad (y me disculpo por ello) estas entradas van a pasar de tener cuatro a tres ejemplos. Gracias por seguir acompañándome, por demostrarme que no soy la única opositora que odia ciertos comentarios y un abrazo enorme!

Centésimo sexagésimo octavo ejemplo: A nuestra compañera Irene le preguntaron por su oposición (Interventora).

  • ¿De qué ministerio es tu oposición?
  • De Hacienda.
  • Ahhh, entiendo… ¿entonces sois los que nos robaréis el dinero el día de mañana?
  • Un minuto de silencio.

Centésimo sexagésimo noveno ejemplo: A otra compañera también le preguntaron por lo que estaba haciendo ahora que había terminado la carrera.

  • Estoy opositando a judicaturas, que es mi sueño desde pequeña (imaginad su ilusión).
  • Vamos, que eres una nini. Porque oposiciones, pocas convocan. Estás viviendo de tus padres, sin hacer nada. Como una reina.

¡@#~@€%&$€#!

Centésimo septuagésimo ejemplo: Una imagen vale más que mil palabras y aquí tenemos la maravillosa aportación de Jijo Limón.

IMG_5005

Anuncios

Lo que los opositores odiamos (XLVI)

imagePor segunda vez el diario El País protagoniza esta sección. Enhorabuena.

Recientemente han publicado un artículo en la revista S Moda en el que informaban de la tendencia que existe actualmente en las redes sociales a compartir fotos relacionadas con el estudio. Existe una gran comunidad dentro de la cual nos encontramos los opositores como un grupo con características propias pero también integrado en los autodenominados studygrams.

El artículo podéis leerlo aquí.

Por si fuera poco, nos incluyen en el apartado moda, como si eso de estudiar fuese algo pasajero por lo que nos ha dado ahora por puro “postureo”.

El artículo nos etiqueta como egoempollones, tratando transmitir que estamos buscando atención y que, además somos unos raritos por querer estudiar. Porque ésta es la perspectiva de un medio de comunicación serio, el cual considera adecuado tildarnos de ese modo.

El empleo de estos disfemismos no nos deja en buen lugar. Al contrario, da la sensación de que se están mofando de las personas que no sólo deciden estudiar para formarse personal y profesionalmente, sino que nos reducen a una moda o a un intento de alcanzar protagonismo.

Pertenecer a esta comunidad implica mucho más. Es algo que nos aporta motivación, nos permite aprender de la experiencia de otros compañeros, compartir lo que hemos aprendido y, sobre todo, nos hace sentirnos identificados con otras personas que tienen las mismas inquietudes y ambiciones que nosotros. Porque desde fuera, por desgracia, sólo somos unos empollones.

Si bien me parece interesante que se hable de esta realidad que está teniendo lugar en las redes sociales, me da lástima que se haga desde una visión tan poco acertada. Afortunadamente, los testimonios de los estudiantes que han incluido en el artículo sí refleja nuestra forma de verlo.

No parece coherente que exista una crítica permanente a la educación en nuestra sociedad, que constantemente se culpe de todo a su ausencia o a su baja calidad, y que a la vez traten de desprestigiar nuestros esfuerzos y la decisión de unirnos en una colectividad online muy sana. No nos hacen ningún favor con una representación tan superficial de un estilo de vida que constituye una muy buena influencia para nuestros seguidores más jóvenes.

Me pregunto si los responsables de S Moda le dirán a sus hijos que estudiar es de empollones.

Gracias por vuestro tiempo y atención. ¡Nos vemos en la próxima entrada!

Lo que los opositores odiamos (XLV)

image¡Buenos días de lunes! Bienvenidos a una nueva entrega de lo que los opositores odiamos. Se me está haciendo muy complicado sacar tiempo para escribir, pero iré actualizando esta sección con la mayor frecuencia que me sea posible.

Centésimo sexagésimo cuarto ejemplo:

Nuestra compi Marta tiene una hermana muy trabajadora y que siempre sacaba buenas notas en la Universidad a base de esfuerzo. Sin embargo, ella dice que no le gustan las oposiciones debido a la dificultad que implica la falta de plazas en concurrencia a un alto número de opositores. Hasta aquí todo bien.

El problema es que está desanimando a Marta y le reprocha que está perdiendo el tiempo porque no va a aprobar, a lo que ella le responde:

  • Eso no lo sabremos si no lo intento.

 

Centésimo sexagésimo quinto ejemplo:

  • Los funcionarios son necesarios, pero no producen riqueza. Si todos fuésemos 100% legales no existiría tu oposición. Pero como este país es así…

No sabría ni por donde empezar.

Centésimo sexagésimo sexto ejemplo:

Literalmente, me han comentado, sin venir a cuento, esto en instagram:

  • Me va a tocar mantenerlos a todos #soyautonomo.

#túloqueeresesunhater

 

Centésimo sexagésimo séptimo ejemplo:

  • No sé si comprarme una agenda o hacerme el Bullet Journal.
  • ¿¿El qué??
  • Ah, cierto. Que esto no es instagram.

 

¡Que tengáis un gran día y muchas gracias por leerme!

Lo que los opositores odiamos (XLIV)

imageFeliz día del trabajador.
Hoy es el día en que se conmemoran los derechos por los que los trabajadores han luchado durante años y por los que todavía queda por hacer.
Aquellos que escogen el sector privado se enfrentan a precariedad e inseguridad. Los opositores buscan principalmente cumplir su vocación pero, como empleados que serán, también desean tener unas condiciones de trabajo que respeten sus derechos.
La situación favorable que caracteriza el trabajo de los funcionarios, más que un privilegio de la Administración Pública, debería extenderse también al ámbito laboral para poder ponerle fin a los abusos que sufren los trabajadores.
Por otra parte, nos encontramos con el caso de los opositores, los cuales son tratados muchas veces como el estudiantes ociosos cuando su labor se asimila mejor a la de un trabajo.
¿Qué pensaríais de un trabajador cuya jornada mínima es de 40 horas a la semana y puede alcanzar las 80 en algunos casos? Dos semanas de vacaciones al año en las fechas que se les asignen, sin festivos, un día libre a la semana… ¿y el sueldo? Inexistente y además todos los gastos corren de su cuenta.
Suena a explotación pero es el la vida de muchos opositores. Los cuales, curiosamente, también estudian en el día de los trabajadores. No hay duda de que el sacrificio es voluntario y vale la pena, pero que no diga nadie que no sabemos lo que es trabajar.
La sección de lo que los opositores odiamos de hoy va dedicada a todas esas ocasiones en las que tenemos que aguantar comentarios como estos:
  • ¿Y por qué no te buscas un trabajo?
  • Cómo me gustaría no trabajar y poder vivir como tú.
  • Tú no sabes lo que es trabajar.
  • Qué buena es la vida del estudiante.
  • Si la gente se pasa tantos años opositando es porque no es tan mala vida.
  • ¿Cómo que no te da tiempo? Pero si siempre estás en casa estudiando.
  • Qué bien viven los funcionarios, ya me gustaría a mí…

¡Qué tengáis una buena semana de estudio y mucha paciencia para lidiar con esos comentarios, opocompis!