Lo que los opositores odiamos (XL)

imageBuenos días de lunes una semana más. No me puedo creer que esta sea la edición número 40 de lo que los opositores odiamos, el tiempo se me ha pasado volando. Hace apenas un año, cuando descubrí la comunidad de opositores que existía en instagram, no podía imaginarme todo lo bueno que me deparaba. Me siento muy orgullosa de pertenecer a ella y estoy muy agradecida por todo lo que me ha aportado.

Mi forma de demostrar lo feliz que me hace contar con el apoyo de mis compañeros es actualizando este blog semana a semana. Del mismo modo que siento vuestra empatía y vuestra comprensión, yo intento canalizarlo hacia todos nuestros compañeros para que sepan que no están solos, que es normal que la oposición se haga cuesta arriba y que la clave siempre siempre es no rendirnos.

Centésimo quincuagésimo primer ejemplo:

  • ¿Qué tal llevas la oposición?
  • Bueno, acaban de anular la prueba de ortografía de este año porque la impugnaron.
  • Espera, ¿tenéis un examen de ortografía en las oposiciones de poli? jajajaja. ¿Pero no es súper evidente que todo el mundo tiene que saber escribir bien?
  • Tan evidente como que eres tonto del culo.

 

Centésimo quincuagésimo segundo ejemplo:

  • ¿Se sabe algo de la fecha del examen?
  • No. Hoy tampoco. Ya avisaré yo cuando salga.
  • Qué borde
  • Es que estoy cansado de que sea lo primero que me pregunta todo el mundo cada vez que me ven. Estoy aburrido de responder siempre lo mismo.

 

Centésimo quincuagésimo tercer ejemplo:

  • ¿Quedamos esta tarde para tomar algo?
  • ¿Un miércoles? Sabes de sobra que tengo que estudiar.
  • Bueno, pero por un día que te tomes de descanso no pierdes nada. Tú eres muy listo.
  • Sí, exacto. Esa es la actitud que lleva al aprobado: pésima gestión de las responsabilidades y falta de humildad.

 

Centésimo quincuagésimo quinto ejemplo:

  • ¿¿Que estudias cuántas horas??  ¡Pero eso es imposible! ¿cómo vas a estudiar tanto? Te va a dar una embolia o algo.
  • A ver, si lo haces bien es posible estudiar muchas horas. Es cuestión de fuerza de voluntad, una buena planificación e ir construyendo poco a poco un hábito de estudio.

A mí también me parece imposible que alguien pueda correr una maratón, pero porque yo no aguanto ni cinco minutos andando apurado. Sin embargo, hay personas que lo logran con mucho esfuerzo y mucha preparación. En el fondo no es tan distinto.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Anuncios

4 comentarios en “Lo que los opositores odiamos (XL)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s