Lo que los opositores odiamos (XXVI)

imageBuenos días de lunes una vez más.

Espero que tengáis una semana fantástica, compañeros.

Yo estoy esperando que este mes salga la convocatoria de mi oposición  y no os voy a negar que me pongo nerviosa sólo de pensarlo. Vamos a tomarnos los nervios con un poco de humor:

Centésimo segundo ejemplo:

  • Uff, es que yo no tengo tiempo para nada.
  • Si bueno, yo también ando un poco liada…

¿Nunca os habéis tenido que oír las quejas de alguien que dice que no tiene tiempo para nada, cuando en realidad tiene mucho más tiempo que tú?

Un poquito de compasión con los opositores, por favor. Que es normal que todo el mundo sienta la necesidad de quejarse, pero no lo hagas delante de alguien que está peor que tú.

Centésimo tercer ejemplo: La pregunta del millón.

  • ¿Cuándo tienes el examen?
  • eh, todavía no ha salido la convocatoria…

Es un claro ejemplo de persona que no tiene ni idea de como funciona una oposición.

Los opositores no sabemos cuando tendremos que examinarnos hasta que no se publique la correspondiente convocatoria, sólo podemos hacer estimaciones basadas en las fechas de otros años.

Sí, los opositores estudiamos con mucho tiempo de antelación, es imprescindible.

No, no es como los exámenes que todo el mundo conoce. No vale con estudiar la semana antes. Los temarios son extensos y nos enfrentamos a otros opositores muy preparados.

Y, por último, hacemos varios exámenes. No es sólo uno. En mi caso, son cinco y se distribuyen a lo largo de un año.

Centésimo cuarto ejemplo:

  • Yo no haría eso…
  • Pues no lo hagas.

Una de las cosas que más odio, en general, es que me digan lo que tengo que hacer. Pero si hay algo peor es que me digan qué es lo que estoy haciendo mal, cuando viene de alguien que no tiene ni idea de opositar y a quien, por supuesto, no le he pedido su opinión.

Centésimo segundo ejemplo:

  • ¿Te apetece ir el miércoles al cine?
  • No, por las tardes también tengo que estudiar. Ya sabes que sólo puedo descansar el domingo.

Yo agradezco mucho que mis amigas no se olviden de mí a pesar de mi encierro opositoril, pero a veces preferiría que no me propusiesen planes que son incompatibles con mi horario. Para un opositor es duro decir que no. Claro que me apetece más ir al cine que seguir estudiando, pero no puedo.

Anuncios

Un comentario en “Lo que los opositores odiamos (XXVI)

  1. Yani dijo:

    Cómo siempre, un placer leer tu blog compi😊, yo a lo de “yo no haría eso” le añadiría la variante de: -Eso no es así, es que tu pierdes mucho tiempo escribiendo y con colorines…
    Qué culpa tengo yo de tener memoria fotográfica? pues si, escribo todo, a mi manera con mis propias palabras, aunque pierda más tiempo, es mi forma de estudiar…y sí,me encantan los colorines, me pierdo, me aportan alegría al estudiar…
    En fin, hay tantos ejemplos de comentarios con los que lidiar… que parece que los opositores tenemos complejo de diana o algo por el estilo! Pero bueno es lo que hay…!
    Que tengas una bonita semana mi niña , mucho ánimo y mucha fuerza!
    Un abrazo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s