Vía de escape

En otras ocasiones he hablado del monopolio que la oposición ocupa en nuestra vida. Cómo todo gira en torno a ella y lo exhausto que puede llegar a ser emocionalmente, ya sea por los sacrificios que debemos hacer o por el contraste que nos produce con el resto del mundo.

Todo se detiene para darle prioridad a la oposición, algo que no es más que un puente que nos lleva hacia nuestros sueños. Lo que justifica los excesos de la oposición es su carácter de temporalidad. No estamos renunciando a nuestra vida, simplemente la posponemos para centrar todos nuestros esfuerzos en lo que es primordial. Es como pagar un precio por adelantado.

Esto, no obstante, produce bastante fragilidad. A veces algo falla fuera de la oposición y parece que todo se desmorona. Son esos momentos en los que parece que nada tiene sentido porque estás esforzándote al máximo, pero no tienes nada ni dentro ni fuera del estudio.

Hay momentos en los que el agobio es más fuerte que nosotros mismos y nos vemos sobrepasados por la angustia y la ansiedad. Son momentos en los que desearías que se acabase todo, poder olvidarte de los apuntes y de la incertidumbre de si lo vas a conseguir o no. No puedes evitar preguntarte “¿qué estoy haciendo con mi vida?”.

En esas circunstancias, cuando más ganas tienes de abandonar, es cuando debes continuar. Porque la lucha diaria será lo que te lleve a ese lugar en el que preferirías estar ahora mismo. Sé paciente, respira, desahógate si te hace falta, respira de nuevo y continúa.

Son esos días en los que quieres desconectar de todo pero ya ni recuerdas en qué solías refugiarte. Te gustaría que alguien, como si de una providencia divina se tratase, te dijese si lo estás haciendo bien o si ya has renunciado a demasiado.

Y, por supuesto, no puedes dejar de pensar que tomarte un descanso iría en detrimento de tu planning de estudio, ya que no te quedan más horas en el día para estudiar.

La oposición, sin embargo, es una forma perfecta de huir de lo que no nos gusta, de mantener una esperanza. Yo propongo que nos concentremos en ella y nos olvidemos de los demás problemas. Seamos primero quien queremos ser.

Ocupemos nuestros pensamientos con lo bueno que nos da la oposición: la capacidad de superación, el esfuerzo, los resultados después de mucho sacrificio y la satisfacción de estar yendo en la dirección correcta.

Con esos elementos tendremos la posibilidad de aprobar y de que se abran las puertas de una nueva vida, consolidando todo el trabajo de estos años y escapando de lo que no nos gusta del presente.

Debemos seguir esforzándonos para alcanzar algún día la libertad y la independencia que anhelamos sin que nadie pueda decidir por nosotros. Vale la pena apostarlo todo porque ahora es el momento.

En el futuro podremos deshacernos de todos los lastres actuales. Que todo lo malo de hoy nos dé fuerzas para luchar por nuestra libertad. Convirtamos nuestras rémoras en motivación. Cada vez que te resulte duro, reafírmate pensando en porqué quieres cambiar tu vida.

Anuncios

9 comentarios en “Vía de escape

  1. Anónimo dijo:

    Yo tambien lo necesito. Lástima que el planning no me haya permitido leerlo hasta ahora. Hoy ha sido un día poco productivo. Con la cabeza dispersa, intentando recuperar la motivación, recordar que quiero lograr esta meta y por qué quiero hacerlo. Gracias, me voy a dormir para coger impulso y mañana retomar los temas con energía.

    Me gusta

  2. Yani dijo:

    No sé cómo se me pasó leer este post, estaba tan ansiosa como cada lunes por leer tu maravillosa sección de “lo que los funcionarios odiamos”, y leo “cuando más ganas tienes de abandonar es cuando tienes que continuar” define mi situación actual….de nuevo te sigo repitiendo y no me cansaré de decírtelo! GRACIAS! No sabes el gran apoyo que está siendo tu blog para mí, estoy al límite con toda la situación, cansancio, nervios, stress, no me entero de nada de lo que estudio…un desastre vaya! Como si tuviera un gato peleando con un ovillo de lana en mi cabeza jajaja, (bromas a parte) pero no tiro la toalla, es mi primera vez, no llevo mucho tiempo, esta es la primera toma de contacto, y aunque lo vea todo oscuro, una plaza será mía! Ahora no, pero en un futuro no muy lejano (espero) seré una funcionaria ejemplar! Y como me dijo una vez una persona a la que aprecio mucho “PARA QUÉ PREOCUPARNOS DE MEDIOS DÍAS HABIENDO DÍAS ENTEROS”😊 al final siempre intento extenderme lo menos posible, y acabo escribiendo un testamento! Lo dicho! GRACIAS, mucho ánimo y paciencia, MUCHA PACIENCIA! 😙😙

    Me gusta

    • De mayor quiero ser funcionario dijo:

      Gracias por escribirme. Me encanta leerte! Desprende una ilusión contagiosa y sé que eres una persona sensible como yo. Me siento muy identificada contigo y me emociona mucho todo lo que me has dicho. Es un honor poder apoyarte un poquito en lo que estás haciendo. Mi correo electrónico está a tu disposición si necesitas hablar o desahogarte. No puedo evitar conmoverme con todo el cariño que se nota en tus palabras. Muchísimas gracias!!

      Me gusta

  3. Yani dijo:

    Pensaba que no te había llegado mi comentario!! Al enviarlo no sé que pasó que mi tablet está igual de loca que yo ahora mismo, como “una cabra jarta papeles” como diríamos aquí, estoy tan loca que en lugar de “opositores” te puse “funcionarios”, ahí me la jugó bien el subconsciente! 😂 Como siempre me acabas emocionando al leerte! Gracias de verdad! Qué palabras tan bonitas ! Te dejé un regalito en el correo, te tomo la palabra, seguiré escribiéndote porque me ayuda un montón y me encanta!Una pena no vivir en el mismo sitio para ahogar nuestras penas en café jajajaja, un abrazo enorme mi niña!!

    Me gusta

  4. Opo dijo:

    Me gustan mucho tus artículos, creo que ayudas mucho a los que estamos en esto. Quería consultarte una cosa… Está claro que lo más importante en este momento para todos los que estamos opositando es precisamente eso, la oposición. Pero, al final, la vida también sigue girando sin nosotros y hay preocupaciones ajenas al estudio. ¿Cómo haceis para afrontar eso? Ya sé que es personal, y que dependerá de cada uno. Pero es algo que me cuesta muchísimo. Al ser éste un “trabajo” puramente mental y estar tantas horas sentados y solos… para mí es imposible que las cosas “de la vida real” no interfieran en el estudio.
    Gracias por darnos ánimos siempre!!

    Me gusta

    • De mayor quiero ser funcionario dijo:

      Muy buena pregunta!! Eso daría para otra entrada jajaja. Muchísimas gracias por leer el blog y por decir que te gusta 😊.

      Pues yo no lo tengo claro. Supongo que es normal que nos afecten las cosas externas y eso nos hace humanos. Lo que yo hago es intentar aislarme de todo (no sé si será buena idea, pero me resulta práctico).
      Con el tiempo acabas aprendiendo a que casi todo te resulte indiferente, pero no es fácil. En cualquier caso, siempre habrá momentos en los que esas cosas te afecten y no seas capaz de estudiar. Lo importante es darle la importancia justa a las cosas y acabarás aprendiendo cuando vale la pena que nos preocupemos y cuando es mejor estudiar e ignorar lo de fuera. Hay una entrada en este blog que se llama “el río” y habla de ese tránsito entre el mundo exterior y el de la oposición, igual ese te puede ayudar un poquito.

      Sé que no es de mucha utilidad, pero lo único que puedo decirte es que con la experiencia lo verás todo un poco más claro.

      En cualquier caso, me tienes en instagram y en el correo demayorquieroserfuncionario@gmail.com si necesitas algo más.

      Un abrazo enorme, campeona!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s