Lo que los opositores odiamos (XVI)

image¡He vuelto! Disculpadme la tardanza, pero he sufrido un pequeño síndrome post-vacacional. Aunque no haya publicado nada, mi libretita azul ha estado a pleno rendimiento cosechando ideas para el blog, sólo necesito tiempo para transcribirlas en el ordenador.

¡Os dejo una nueva entrega de “lo que los opositores odiamos” y os deseo mucho ánimo para el lunes!

Sexagésimo primer ejemplo:

  • ¡He aprobado el segundo ejercicio!
  • ¡Qué bien, qué suerte has tenido!
  • No ¡Suerte no!

 

Sexagésimo segundo ejemplo: Desplazamientos (primera parte).

Aunque lo he oído muchas veces, no se me ocurrió mencionarlo en el blog hasta que mi compañera Noelia me lo recordó.

  • Oye, pero si apruebas la oposición vas a tener que irte fuera.
  • ¡Ah, no me digas!

Sí, ya sabemos que tenemos que irnos fuera y por supuesto que vale la pena. Optar por el sector privado tampoco te garantiza que vayas a encontrar trabajo cerca del hogar y, al menos, en la Administración Pública es cuestión de tiempo trasladarte al lugar que deseas. No nos engañemos, se tarda mucho en llegar al destino que uno quiere, pero al final se consigue.

 

Sexagésimo tercer ejemplo: Desplazamientos (Segunda parte).

  • Y si te tienes que marchar fuera, ¿qué vas a hacer con tu pareja?

O su alternativa:

  • Claro, como tú no tienes pareja puedes irte fuera.

 

 

Sexagésimo cuarto ejemplo:  A preguntas necias, respuestas idiotas. Era así el refrán, ¿no?

  • ¿Cuántas horas hay que estudiar para aprobar una oposición?
  • Todas.

 

Espero que os haya gustado. Mil gracias por vuestro tiempo, vuestro apoyo y por leerme. Escribir es una de las cosas que más me gusta en la vida y jamás pensé que alguien pudiese dedicar su tiempo (voluntariamente) a leer lo que escribo. Sólo puedo estar muy agradecida por vuestro cariño, compañeros. ¡Opositar es menos duro gracias a vosotros!

 

 

Cerrado por vacaciones

vacaciones

Mi preparador me ha dado dos semanas de vacaciones. Volveré a partir del día 15 de agosto.

Voy a intentar disfrutarlas porque, en el mejor de los casos, no volveré a tener vacaciones hasta dentro de un año.

Ánimo a los que os quedáis estudiando. ¡Volveré pronto!

Lo que los opositores odiamos (XV)

image

¡Buen lunes, compañeros de oposición!

Aquí tenéis la nueva entrega de lo que los opositores odiamos. Como cada lunes, estos son algunos de los ejemplos de las cosas que un opositor tiene que aguantar.

Os deseo una gran semana y un fantástico mes de agosto.

 

Cincuagésimo séptimo ejemplo:

  • Ay, yo no puedo ir a comprar el regalo para Rocío porque estoy muy liada y tengo poco tiempo.

Pero tú sabes a ciencia cierta que estudias mucho más de lo que ellos trabajan. No se imaginan cuanto nos fastidia que nos traten como si la oposición fuese un hobby.

 

Cincuagésimo octavo ejemplo:

  • Jo, voy a tener que pasarme estos dos días estudiando sin parar porque la semana que viene tengo examen ¡y me entran tres temas!
  • Je… (Y piensas cosas horribles que no se pueden decir en público).

 

Cincuagésimo noveno ejemplo:

  • ¿Tú no deberías estar estudiando?
  • .

Deberíamos recoger firmas para que creen un tipo delictivo que contemple esta clase de comentarios. Quizás podría ser un tipo cualificado de injurias. ¿Vosotros qué pensáis?

 

Sexagésimo ejemplo:

  • Ya me gustaría a mí llevar la vida que tienes tú (dirigiéndose a un opositor).
  • ¿PERDÓN?

 

Espero que os hayan gustado. Gracias por vuestro tiempo. ¡Nos vemos la semana que viene!