Lo que los opositores odiamos (XIII)

image

¡Buenos días! Os dejo una nueva entrega de lo que los opositores odiamos y os deseo una semana llena de motivación y energía, que ya se sabe que en verano siempre cuesta un poquito más.

Muchas gracias por leerme. Estoy deseando conocer qué cosas odiáis vosotros como opositores o si os ha sucedido algo similar. Recordad que no estáis solos y que es normal odiar “esas” situaciones que nos suceden y trato de trasladar al blog.

Cuadragésimo noveno ejemplo: una de las categorías de cosas que más odio son los consejos no solicitados. Mi compañera Noelia me comentó este caso recientemente.

  • Hoy tampoco puedo ir a ver al preparador por culpa de la huelga de trenes y no puedo permitirme ir en coche porque el viaje es un gasto demasiado alto.
  • Uy, pues tienes que buscar solución a eso. Tienes que hacer algo para arreglarlo porque así no puedes estar.

¿En serio?

Cincuagésimo ejemplo: En cuanto a los requisitos académicos que te exigen para opositar

  • ¿No te piden carrera para opositar a lo tuyo? Entonces es fácil, no sé para qué estudias tanto.
  • Jejeje…

Cincuagésimo primer ejemplo: Siguiendo con el anterior…

  • Pues no sé para que has ido a la Universidad para acabar opositando a eso. ¿Por qué no opositas para algo mejor?

Paciencia, respira, recuerda que habla la ignorancia y acuérdate de que lo que estás deseando hacer se castiga en el Código Penal. No dejes que un idiota te ofenda y sigue luchando por tus metas.

Cincuagésimo segundo ejemplo:

  • ¿Para qué opositas?
  • Para subinspector de Trabajo.
  • Ah, ¿y por qué no opositas para Inspector?
  • ….

Muy bien. Sigue así que te va a ir estupendamente hablando sin pensar.

Creo que, en cierta medida, todos hemos sufrido comentarios similares. Da igual a lo que oposites o cuánto te esfuerces, siempre habrá alguien dispuesto a despreciarte.

Seamos sinceros, esas personas no tienen ni idea de lo que dicen y no nos debería importar su opinión. Parece que hay personas que para sentirse mejor necesitan hundir a los demás, así que tratemos de no darles esa satisfacción. Yo, en estas situaciones, sonrío, me recuerdo a mí misma que no debo creerme nada de lo que dicen y lo apunto en una maravillosa libretita azul que me regaló una buena amiga y me la llevo a todas partes. Así puedo compartirlo con mis compañeros con un poquito de humor y convertir algo que antes me hacía bastante daño en una herramienta de empatía con mis compañeros opositores.

¡Nos vemos en la próxima entrada!

Anuncios

6 comentarios en “Lo que los opositores odiamos (XIII)

  1. Noemi Sanchez dijo:

    Magnífica entrada! Me encanta leerte… Me he acordado de hace unos días cuando mi tía me dijo que debería irme unos días a la playa porque estoy demasiado metida en estudiar y estudiar, etc. Y me sentó fatal porque ya me gustaría a mi irme a la playa! Pero lo primero es lo primero y parece que por estar estudiando mientras los demás están en la playa, yo soy una empollona o una especie rara de la sociedad. En lugar de darme ánimos o valorar mi esfuerzo, me dicen esas cosas y me quedo plof. Porque encima de estar trabajando todos los fines de semana, entre semana tng k estudiar que ya bastante tiempo pierdo de viernes a domingo en el curro. En fin! Al menos tú seguro que me entiendes. Gracias por todos los ánimos que das! Un besazo!

    Me gusta

    • De mayor quiero ser funcionario dijo:

      Te entiendo perfectamente! Es un ejemplo más de que nos sentimos incomprendidos. Es normal, pero al menos lo dicen con buena intención porque se preocupan por nosotros y no se dan cuenta de que lo que necesitamos es apoyo incondicional! Muchísimo ánimo, de verdad!! Tú sigue firme en tu determinación, que sabes que todas tus opocompis te comprendemos y estamos pasando por lo mismo. Un beso enorme y muchas gracias por leerme!!!

      Me gusta

  2. Lucía dijo:

    ¡Me encanta tu blog!
    A mí una de las cosas que más me molestan es cuando me distraen o interrumpen (sea haciendo ruido, o hablando alto y pidiendo que se hable más bajo…) y después te dicen que era solo un segundo como si pudiésemos volver a centrarnos en el estudio como si nada.
    Hoy mismamente en mi casa se han puesto a colgar cuadros y a usar el martillo, que si no queda más remedio me aguanto, pero se puede hacer días que estoy en la biblioteca por ejemplo, y pido que para la próxima lo tengan en cuenta y la respuesta es “bueno mujer, acabamos enseguida”, y ahora… ¿quién me devuelve el tiempo de estudio perdido? 😥

    Me gusta

    • De mayor quiero ser funcionario dijo:

      Jajajajaja. A mí me pasa igual en casa. Tengo la suerte de que mi familia me apoya muchísimo pero no llegan a comprenderme realmente. Yo intento tener paciencia y recuerdo que no todo gira alrededor mía, pero estoy de acuerdo contigo en que a veces deberían tener un poco más de consideración.
      Muchísimas gracias por leerme. Mucho ánimo y un beso enorme!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s